El voto electrónico es un secuestro de la soberanía popular

Fiscalizar el voto electónico exige dinero y conocimiento especializado. Quien tenga ambos en abundancia, gana.

Para controlar el voto electrónico se necesitan varios hacker con experiencia en seguridad informática y eso cuesta caro.

Para controlar la boleta de papel se necesita saber leer, escribir y contar. Se necesita más gente y se gana en participación ciudadana.

El secuestro de la soberanía popular mediante el uso del voto electónico se acerca a la proscripción polítca.

Dejar librada una elección al dinero y el conocimiento de unos pocos, de pérdida de calidad institucional y por lo tanto menos democracia.

Un ejemplo
http://revistanorte.com.ar/?p=14831

Un debate sobre el tema

Cerrar menú