Preocupa la tendencia de revincular hijos con padres acusados de maltrato y abuso

Dos casos muy similares, uno en Capital Federal y otro en Entre Ríos ocurrieron cuando la Justicia otorgó la tenencia de hijos a padres acusados de maltrato y abuso, parecen establecer una tendencia en la justicia argentina. La preocupación de especialistas en niñez por la aplicación de medidas expresamente desaconsejadas por la Ley de Violencia de Género.

El caso Lassig

En Capital Federal una jueza decidió la revinculación con el padre de dos niños de 9 y 10 años. Su madre no sabe nada de ellos desde el 27 de diciembre. La misma Jueza, antes había determinado exclusión del marido del hogar por violencia física y verbal.

Un ingeniero acusado de abusar sexualmente de sus hijos y de violentar física y psicológicamente a su exesposa, consiguió una medida cautelar que le otorgó la tenencia de los niños, de 9 y 10 años.

El pasado 27 de diciembre, según el testimonio de su ex esposa, Laura Amodeo, Atilio Andrés Lassig se presentó en su casa con efectivos policiales y un cerrajero, y se llevó a los niños, que habían expresado en distintos ámbitos –judiciales y terapéuticos– la voluntad de quedarse con su madre. Desde entonces, Amodeo no sabe nada de ellos. “Fue todo muy violento. Hasta le pegó una trompada a mi abogada porque la más chiquita se agarró a ella para no irse con él. Mis hijos saben de memoria los teléfonos, pero no les deben permitir comunicarse, y en el juzgado se negaron a darnos la dirección. Lo único que recibimos fue una llamada a mi cuñado, amenazando con que no íbamos a tener más contacto con los chicos”.

El abogado de la mujer, el especialista Juan Pablo Gallego, explicó que la medida cautelar adoptada por el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil Nº 8, a cargo de la jueza Julia Laura Servetti de Mejías, es “ilógica e ilegal”, porque establece la prohibición del acercamiento de la madre y de personas de su entorno por un lapso de 30 días, cuando no existe ninguna denuncia contra ella. “Es la misma jueza que hace tres años y siete meses le otorgó la tenencia a mi clienta. La misma que le había impedido a Lassig el contacto con los chicos por violento, y que le rechazó un pedido similar de guarda en el mes de agosto del año pasado. Es una pena que a seis años de la sanción de la Ley de Protección de Niños y Adolescentes, todavía haya jueces que respondan a los mandatos del patriarcado y el patronato“, señaló el letrado.

En 2009, Laura Amodeo había presentado la primera denuncia penal por violencia física y verbal contra su ex marido, y entonces la jueza Servetti de Mejías determinó la exclusión del hogar y la prohibición de acercamiento. Amodeo acusó también a Lassig por abuso sexual contra sus hijos, una causa que se encuentra en la Cámara de Casación Penal, luego de que el juzgado de primera instancia sobreseyera al padre por falta de pruebas.
“En la resolución, la jueza argumenta que es importante mantener el vínculo con el padre, pero al mismo tiempo ordena que no se acerque a la madre. Eso es una incongruencia. Inclusive, se ha ordenado en diferentes instancias que no se propicie la revinculación, lo cual fue desoído”, explicó Gallego.

El caso Sobrero

En Entre Ríos, transcurre una situación similar y todavía no encuentra resolución, aunque el niño está con su padre, Fernando Sobrero a pesar que durante el 2012 el Superior Tribunal de Justicia ordenó la restitución del niño a Marcela Della Bella, la madre. Desde hace un año la madre no puede tener contacto con su hijo.

En diciembre de 2008 se suscitó una situación similar a la que hoy escandaliza a la sociedad argentina. Según las crónicas periodísticas de ese entonces, en un operativo de la Justicia ordenado por la jueza interviniente Dra. María Victoria Solari, se “permitió que una niña de 12 años (hermana del niño en cuestión) fuera visitada por un oficial de Justicia y tres policías para buscar con una orden judicial al hermano de cinco años y medio, sin estar la madre o un mayor, y esto quedó en el acta, que el niño no interpuso resistencia y que hubo un intercambio de palabras con la hermana de 12, sin olvidar que en la causa figura que esa nena ya había hablado con el psicólogo de la Dirección de Asistencia a la Víctima indicando que el hermano era sometido a abusos sexuales”.

Según los abogados de Della Bella el operativo fue “irregular” porque -además- estuvo presente el padre denunciado del niño, sin embargo fue avalado por el órgano judicial de Protección de la niñez entrerriana y el defensor General de la Provincia de Entre Ríos.

A fines de 2012, el Superior Tribunal de Justicia ordenó la restitución de la tenencia en favor de la madre pero la medida no se cumplió porque Sobrero, en un ataque de ira, rompió de un golpe una de las puertas del Juzgado de Familia y Menores Nº 2 y logró interrumpir el procedimiento.

A pesar de las apelaciones, la medida continúa en suspenso.

Palabra de especialistas

Asombra que la similitud de criterios, otorgando la tenencia a padres acusados de maltrato y abuso hacia sus hijos, pero también la semejanza y la violencia de los procedimientos de restitución. No menos llamativo es que se otorga la tenencia al padre pero se impide el contacto con sus madres.

Esta tendencia en los juzgados a la revinculación con padres acusados de abusos o violencia es un tema que preocupa a los especialistas en niñez y adolescencia. Según explicó la psicóloga Carmen Villalba, esa disposición está desaconsejada en la Ley de Violencia de Género, pero aun así la adoptan los jueces porque priorizan a la figura paterna como pilar indispensable. “Exponer a una persona con su victimario, es revictimizarla. Suele estar más claro en los casos de violación, pero no tanto en el marco de la familia. Sin embargo, el quiebre es mucho mayor cuando la violencia viene de la figura que debe protegerte”, indicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *