El Polo Tecnológico debe estar en Oro Verde

La afirmación de que el área meotropolitana (Paraná, San Benito, Colonia Avellaneda y Oro Verde) es estratégica se vuelve humo cuando solo se considera a Paraná como sede de un parque tecnológico. El lugar por infraestructura, ámbito y proyección es Oro Verde.

La infraestuctura dada por una urbanidad en desarrollo y el asentamiento de facultades tanto de Uader como de Uner, sumadas a la reciente inauguración del Cemener que atiende pacientes de toda la provincia, ponen a Oro Verde en primer lugar como candidato a ser sede de un Polo Tecnológico Regional.

La disponibilidad de locaciones en una ciudad con un crecimiento urbanístico aún en desarrollo resuelve en lo coyuntural y en lo estratégico el debate sobre el lugar donde debería asentarse el parque del Polo Tecnológico que  se discute en Paraná.

El complejo de facultades que dependen de la Uader y de la Uner, resulta en un ámbito inmejorable aún con el insuficiente desarrollo como para llamarlo campus universitario. La presencia de un Polo Tecnológico en contacto directo con ese ámbito es una oferta que debe ser tenida muy en cuenta a la hora tomar una decisión acerca de la ubicación.

El lugar por infraestructura, ámbito y proyección es Oro Verde.

Oro Verde con sus jóvenes 30 años de desarrollo municipal e institucional ha sabido aprovechar esa ventaja comparativa para hacer las cosas bien y no es un detalle menor que se auto describa como ciudad universitaria y apunte su gestión hacia la consolidación de ese perfil. Tiene una masa crítica de estudiantes y egresados, muchos de los cuales han elegido afincarse en la zona para desarrollar sus proyectos. Un Polo Tecnológico sería un gran incentivo para que la ciudad siga desarrollandose en ese sentido.

En materia de infraestructura, la doble vía en construcción no puede ser solo una manera rápida de llegar a Paraná o de mera agilización del tránsito. Si se la piensa, en verdad y no solo como eslogan, como forma de integración de un Area Metropolitana, es otro punto a tener en cuenta para la instalación del Polo Tecnológico Regional en Oro Verde.

Hoy Paraná, es de hecho un polo administrativo, por ser la capital provincial y por ser sede de los poderes gubernamentales, intentar acaparar también el perfil tecnológico está diciendo que no se piensa el área metropolitana como como estrátegica en función de un desarrollo regional armónico, sino como vía de solución de los problemas que enfrenta la capital provincial.

A Oro Verde no le sirve ser furgón de cola de Paraná porque tiene recursos y potencialidades propias. Tampoco le sirve a San Benito y a Colonia Avellaneda. Si Paraná quiere quedarse con iniciativas importantes que no puede satisfacer y deshacerse de otras ¿Qué sigue… enviar el Volcadero a los que ellos consideran como los municipios subalternos?

Tampoco sirve tomar decisiones de caracter estratégico solo para cerrar cuestiones políticas coyunturales, o sea tácticas. Eso es pan para hoy y hambre para mañana y solo muestra la corta mirada de parte de quienes lo hacen.

En una nota realizada al vice presidente municipal Oscar Toledo, en Emisora Regional se le preguntó como veía a la ciudad dentro de 30 años y contestó que la veía consolidada como ciudad universitaria con un gran Polo Tecnológico.

Oro Verde es el gran candidato para ser sede de un Polo Tecnológico Regional y debe reclamar para sí ese lugar.

Umberto Eco: “Las redes sociales generan una invasión de imbéciles”

Ciertos debates que se están dando a medida que llega el período electoral de 2019 y sobre otros temas que movilizan a la sociedad como el aborto o los delitos contra la propiedad, me recordaron estás afirmaciones de Eco acerca de la redes sociales y creo que vale el esfuerzo volver a leerlas para tenerlas presentes

El escritor y semiólogo italiano Umberto Eco, autor del best seller “El nombre de la rosa”, entre otras novelas y varios ensayos, se expresó con fuertes comentarios sobre Internet y las redes sociales. “El drama de Internet es que ha promovido al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad”, dijo durante una conferencia de prensa en el Gran Palacio de la Real Escuela de Equitación en Turín, donde le otorgaron el diploma honoris causa en Comunicación y Cultura de los Medios de Comunicación de la Universidad de Turín, la misma donde se graduó en Filosofía en 1954. Pero es no fue la única vez ni el único pensamiento que nos dejó como herencia de la humanidad:

Sobre las opiniones vertidas en las redes sociales:

Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas”.

 “La televisión ha promovido al tonto del pueblo, con respecto al cual el espectador se siente superior. El drama de Internet es que ha promocionado al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad”.

Sobre Twitter:

El fenómeno de Twitter es por una parte positivo, pensemos en China o en Erdogan. Hay quien llega a sostener que Auschwitz no habría sido posible con Internet, porque la noticia se habría difundido viralmente. Pero por otra parte da derecho de palabra a legiones de imbéciles”.

Sobre la influencia de Internet en los medios de comunicación:

Internet puede haber tomado el puesto del periodismo malo… Si sabes que estás leyendo un periódico como EL PAÍS, La Repubblica,Il Corriere della Sera…, puedes pensar que existe un cierto control de la noticia y te fías. En cambio, si lees un periódico como aquellos ingleses de la tarde, sensacionalistas, no te fías. Con Internet ocurre al contrario: te fías de todo porque no sabes diferenciar la fuente acreditada de la disparatada. Piense tan solo en el éxito que tiene en Internet cualquier página web que hable de complots o que se inventen historias absurdas: tienen un increíble seguimiento, de navegadores y de personas importantes que se las toman en serio”.

Hace un tiempo se podía saber la fuente de las noticias: agencia Reuters, Tas…, igual que en los periódicos se puede saber su opción política. Con internet no sabes quién está hablando. Incluso Wikipedia, que está bien controlada. Usted es periodista, yo soy profesor de universidad, y si accedemos a una determinada página web podemos saber que está escrita por un loco, pero un chico no sabe si dice la verdad o si es mentira. Es un problema muy grave, que aún no está solucionado”.

Sobre YouTube y el modo de consumir contenido audiovisual:

(…) Parece que los jóvenes ahora miran más YouTube, se van acostumbrando a cosas muy rápidas, quizás ya no podrían ver una película de Wim Wenders que dura cuatro horas. Pero se puede cambiar: a uno de mis nietos, cuando tenía diez años, le dije que tenía que ver El guateque, con Peter Sellers, divertidísima; pero no le gustaba, era demasiado lenta para él. Ahora que tiene quince años, le gusta. Se ha convertido en alguien capaz de entender una película más lenta, pero al principio estaba acostumbrado a una velocidad más rápida.”

Las reflexiones críticas de Eco sobre el uso que se hace de Internet y las redes sociales.

Referencias

Aspectos claves de la ponencia de Cristina Fernández

CLACSO – Primer foro mundial del pensamiento crítico

  • “El neoliberalismo es una construcción política del capitalismo, como lo fue también el Estado de bienestar.”
  • “La igualdad es una construcción política. No es algo que esté implícito en la condición humana. Al contrario. El neoliberalismo trabaja también con psicólogos para generar nuevos sentidos comunes. El neoliberalismo empieza a trabajar sobre ese concepto de la igualdad exacerbando los aspectos más negativos.”
  • “La igualdad devino en el tema de la individualidad, la meritocracia: si tenés trabajo es porque te lo ganaste vos y si no tenés trabajo es porque no tenés capacidades para tenerlo. Ya no es un problema del Estado o de la sociedad, es un problema tuyo.”
  • “Se operó sobre la sociedad para romper los vínculos de solidaridad. Así operó el neoliberalismo.”
  • “Este neoliberalismo ha servido para romper los lazos de solidaridad, pero fundamentalmente para que la gente no pueda identificar adecuadamente lo que le conviene en materia de gobierno y de políticas gubernamentales.”
  • “La categoría de derechas e izquierdas es absolutamente perimida, sirve para dividir.”
  • “Debemos acuñar una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo. Que no es de derecha ni de izquierda.”
  • “Hay que repensar nuevas arquitecturas institucionales que reflejen la nueva estructura de poder.”

19 de noviembre de 2018

WhatsApp, ¿un arma de autodestrucción?

Néstor Piccone asegura que las redes sociales, fruto del desarrollo del capitalismo global, son un invento destinado a conseguir más clientes para el mercado global y ejercer el control social.

por Néstor Piccone

El éxito histórico más importante de las empresas capitalistas fue el de ocultar su rol de antagonista principal en la batalla cultural.

El sistema capitalista se encamina, no sin algunos contratiempos, a establecer un modelo de “estado global” montado sobre ese ocultamiento de más de un siglo de duración. En el año 2017, según el informe de Oxfam, el 82 por ciento de la riqueza generada en el planeta quedó en manos del 1 por ciento de la población mientras que el 50 por ciento de seres humanos no recibieron ninguna mejora en sus ingresos. Las 42 personas más ricas del mundo acumulan la misma riqueza que 3.700 millones de la misma especie.

Para lograr el doble cometido de crecer en riqueza y control de poder, las grandes empresas necesitan jibarizar las reglas democráticas y las instituciones garantistas surgidas bajo el Estado de bienestar. Semejante propósito no hubiera sido posible sin intervenir el sistema comunicacional.

De la radio a la televisión y de Internet a las redes sociales, el patrón fue y es el mismo: construir poder, multiplicar la riqueza y concentrar recursos tecnológicos y culturales.

Con esos mecanismos, cada vez más sofisticados, llegaron a mezclar política, entretenimiento y consumo. Y con la apropiación de los dispositivos comunicacionales terminaron sustrayéndole a los partidos políticos los votantes devenidos en clientes, clientes listos para votar a los dueños de las empresas. El proceso requirió de una planificada destrucción del rol mediador del Estado y del sueño liberal de la prensa y el periodismo pensados como independientes asumiendo alguna suerte de contrapoder.

Abolir pactos civilizatorios

El dispositivo capitalista a través del entrelazamiento y concentración del sistema financiero, sumado al control de la matriz energética y la producción de alimentos, avanza sobre el adueñamiento de las redes y contenidos comunicacionales decidido a configurar un cambio de mundo, aboliendo de hecho algunos pactos civilizatorios.

Este descomunal y sistemático operativo está destinado a establecer nuevos parámetros de justicia, nuevos términos para la aplicación de condenas y nuevos conceptos a través de los cuales se redefinan los términos de la corrupción, el ejercicio de la violencia y hasta las formas de representación.

Todos los días los sectores más ricos corren un poco más la gruesa línea que los separa de las clases populares y sus dirigentes más representativos. Graficada permanentemente en los medios el público accede semi adormecido a fallos insólitos, detenciones arbitrarias, censura o proscripciones políticas en contradicción con las lógicas imperantes hasta no hace muy poco tiempo.

Los ejemplos se multiplican ya sea en Brasil, Honduras, Ecuador, Argentina, Grecia, España, Siria, Turquía o Francia.

La situación argentina

En Argentina, el movimiento nacional y popular, atomizado; sin organización ni conducción articulada de pensamientos y sectores, vive con perplejidad el avance del complejo empresarial-mediático-legal que, como nunca antes, controla las estructuras del Estado.

La resistencia, floreciente en las redes sociales, no debería festejarse como exitosa tan graciosamente como parece.

Hay que decirlo: las redes sociales son un invento destinado a conseguir más clientes para el mercado global y ejercer el control social.

Las redes son fruto del desarrollo del mercado capitalista global. Por eso hay que pensarlas, también como herramientas destinadas a profundizar el individualismo, incentivar la pereza reflexiva y crear falsas muestras de universalidad.

La interacción humana a través del whatsapp, sin ningún tipo de prevención o protocolo que garanticen veracidad y respeto por el derecho a la información veraz, comienza a mostrar su debilidad. Los textos, memes, gift o videos, a la manera de una bomba de racimo, van impactando sobre la credibilidad y eficacia del instrumento.

La multiplicación de las réplicas de un mensaje de Wahtsapp, o Twitter, los “me gusta” de Facebook o Instagram no suplen la construcción organizativa.

Detrás de un dispositivo comunicacional hay una ideología; para convertirlo en un arma propia es fundamental, cuanto menos, ejercitar el pensamiento crítico, contraponer ideología y construir organización.

  • Periodista, psicólogo.

Fuente: Página 12